Instalación

 

Lo primero que se debe hacer a la hora de llevar a cabo la instalación de un sistema de aspiración central es una buena planificación, para así asegurarnos que el sistema tendrá un perfecto funcionamiento una vez que esté instalado. Para ello debemos cerciorarnos que llegaremos a aspirar todos los rincones de la casa, contando con las tomas de aspiración necesarias, número que dependerá de las dimensiones de la casa y de la longitud de la manguera.

 

Lo ideal es colocar las tomas en zonas comunes con el objetivo de facilitar el acceso a varias habitaciones con la misma toma; eso nos permitirá cubrir la mayor cantidad de superficie posible.

 

Después se debe pensar en la unidad central, para lo cual se deben tener en cuenta las dimensiones de la vivienda, lo que influirá en la cantidad de tomas que se habrán de instalar. Por ejemplo, para cubrir una superficie de unos 300 m2 se necesitarán unas cuatro tomas de succión, que requerirán una unidad central de unos 1,600 W de potencia; si la superficie es de unos 1,400 m2, la unidad central deberá contar con un motor de unos 1,750 W para alimentar las 16 tomas que se necesitarían.

 

Además de tener en cuenta la potencia, se deben analizar otras características de las unidades centrales como el que cuente con un mecanismo de descarga automática. Si cuenta con esta propiedad significa que puedes aspirar cualquier superficie con la ventaja de que la descarga automática nos evitará entrar en contacto con el polvo y la suciedad.

 

Luego de haber elegido la unidad central más adecuada para tus necesidades, debes escoger la ubicación de la misma. Para ello lo más aconsejable es que se utilice un lugar de la casa que no se use en el normal desarrollo de tu vida en la vivienda; como por ejemplo un garaje, una alacena, un closet, etc.

 

El espacio elegido debe contar con una buena circulación del aire, y en caso contrario para evitar que el aire se vicie, se deberá contar con un orificio al exterior con dimensiones superiores a las del tubo que va a la central, de modo que este se lleve la salida de aire de la misma. Dicha conexión se puede hacer con tuvo flexible de modo que resulte más cómoda, al tiempo que el orificio puede ser tapado con una rejilla, con el objetivo de evitar la entrada de pequeños animales como roedores.

 

Para la instalación de la unidad central se necesitará una toma de corriente eléctrica adecuada al consumo de la máquina, que esté ubicada a menos de un metro de la misma. Por otro lado, si la unidad central se encuentra en un sótano, la toma de corriente deberá ubicarse a un metro y medio del suelo, para evitar inconvenientes en caso de inundaciones.

 

© Copyright 2016 | Desine Construcciones, S.A. de C.V.

Aviso de privacidad.